9 de julio de 2011

Si Ernest levantara la cabeza

La volvía a esconder...

Photobucket


Ernest Hemingway, el genial autor y periodista americano autor de obras como por quién doblan las campanas y multitud de magistrales novelas, parece no haber dejado su huella de talento en sus descendientes, y es que cada vez que veía a su nieta, la monisima Dree Hemingway cuyo único oficio conocido es pasearse por las alfombras rojas mundiales y posar en photocalls con el único titulo de ser la nieta de quien es, me preguntaba que pensaría su abuelo de ella...

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket


Al menos la chica era estilosa y no todo el mundo tiene que ser un intelectual que escriba libros maravillosos, que disfrute de su fortuna familiar solía pensar hasta el día de hoy, cuando mi benevolencia ha llegado a su fin al ver que la socialite (graciosa palabra con al que se denomina a esas estupendas mujeres que no hacen nada con su vida) se ha convertido en la imagen de un perfume, pero ay amigos no de cualquier perfume, ni mas ni menos que de la fragancias del niño cantor Justin Bieber, si si el mismo al que agreden por la calle y tiran huevos al escenario, el mismo que canta con esa voz de niña pre-adolescente, yo creo que le dan hormonas como a Marisol en sus tiempos mozos.
Pues eso que la Dree ha decidido ponerse a trabajar y aquí la podéis ver con Justin, en un anuncio bastante ridículo, en el que se besan y vuelan y demás

Photobucket

Photobucket




Ahora si que me pregunto que pensará el abuelo Ernest de la niña, ay la niña ya le podía haber dado por escribir un poco

P.D: Perdón por la tardanza en actualizar pero esto del verano es lo que tiene, nos vemos en unas semanas que ahora tocan días de playa

xx,

P.