6 de octubre de 2012

La Revolución de Slimane



Photobucket

Hedi Slimane ha sido y es una de las debilidades de este blog y os hemos hablado de él en infinidad de ocasiones. Era previsible que su llegada a Yves Saint Laurent fuera toda una revolución más allá de la estética de las colecciones. Tras cinco años alejado del universo fashionista dedicado en cuerpo y alma a la fotografía (con gran éxito por cierto) la vuelta de Slimane generaba mucha expectación. El caso es que no sé si me gusta su revolución: no se si me gusta que haya impuesto  un nuevo nombre a la empresa -ya no será Yves Saint Laurent, si no Saint Laurent Paris-, no me gusta que haya dedicado su primer desfile a Pierre Bergé -mi animadversión a Pierre Bergé merece un post aparte-, no sé si la colección ha cumplido mi expectativas y sobre todo no entiendo sus peleas de patio de colegio con los cronistas de moda.
Dejando a un lado el tema del nombre y la dedicatoria a Pierre Bergé, vamos a empezar por la colección que debería ser el tema central del debut de Slimane. Destaquemos lo mejor, maravillosas las capas, los smokings y los pitillos de cuero (Hedi sabe de lo que hace cuando se trata de pitillos). También me gustan las grandes lazadas en el cuello y es razonable la revisión de la sahariana, uno de los clásicos de Yves Saint Laurent. Los sombreros también son bonitos pero no hay mucho más que decir. Todo es ponible, ropa fácil pero si unimos dos grandes nombres que han cambiado la historia de la moda, Yves Saint Laurent y Hedi Slimane, podría haber salido algo un pelín más espectacular. 

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket

Lo que menos me ha gustado de lo sucedido estos días con la vuelta de Slimane tiene que ver con su polémica con los periodistas. Cathy Horyn, la veterana periodista del New York Times escribía en su columna sobre la colección: "Las prendas del señor Slimane adolecen de espíritu nuevo [...]. La impresión que me trasmiten es la de alguien que ha estado desconectado de la moda durante varios años. No hay nada nuevo que aprender aquí"
Lo que nadie esperaba es que la reacción de Hedi iba a ser tan tajante y hasta revanchista: vía Twitter,  Slimane publicaba una carta abierta: "La señorita Horyn es una abusona de patio de colegio y también un poco una humorista tipo Club de la Comedia" y la cosa no acababa ahí, el diseñadora calificaba a la periodista como "escritora del montón, un poco provinciana", de la que "ha oído" que tiene un sentido del estilo "seriamente atrevido". Para terminar la carta una última puya: "No me importan las críticas si vienen de un crítico de moda, no de una publicista encubierta".

Photobucket

 Parece que el mal rollo entre los dos viene de los tiempos de Slimane en Dior Homme y al parecer había vetado a la cronista en todos sus desfiles. Lo peor es que no es la única, también se negó la entrada al desfile a Imran Amed fundador de “The Business of Fashion” por haber hecho ciertas críticas al trabajo de Slimane. Parece que el descontento por el trato recibido es casi unánime entre los cornistas de moda y es que parece que las Relaciones Publicas de Yves Saint Laurent no habrían gestionado con mucho éxito ni las invitaciones ni el sitting del desfile. No es comprensible que se desprecie o vete a profesionales por el mero hecho de no mostrar entusiasmo con las colecciones y sobre todo no se entiende por qué Slimane se implica tanto en el asunto descalificando públicamente a una periodista.
Y sigo siendo fan de Slimane, vaya por delante.

¿Qué os ha parecido su vuelta? 

P.

1 comentario:

  1. Me he quedado de piedra! A ver, por donde empiezo...
    La colección en sí me ha gustado, pero no ha sido de mis preferidas. Eso sí, las capas, lazos y sombreros son impresionantes.
    Lo segundo es que encuentro que a Slimane se le ha ido un poco la olla: siempre habrá gente a la que no le gustará tu trabajo, es obvio! No todos tenemos el mismo gusto y menos los críticos de moda. Así pues, vetar a algunos redactores (como creo que pasó con Suzie Menkes) o enviar una nota como esta... me parece 0 profesional y muy inmaduro.

    Y por último, me parece imperdonable que haya cambiado el nombre de la marca. Aunque solo sea un pequeño cambio, el nombre de la marca, y más una tan prestigiosa como YSL, es lo más sagrado, la imagen de la firma. No se que se le ha pasado por la cabeza al hacerlo, la verdad...

    En fin, ya se verá como avanza todo el tema y la marca.

    Un beso!

    ResponderEliminar